Descripción del proyecto

La sede del CTAA se inserta en el centro de la ciudad, en un antiguo edificio de viviendas de principios del siglo XIX con planta sensiblemente rectangular de 15 metros de profundidad y 30 de fachada principal recayente a una plaza con enormes magnolios.

Se interviene desde el propio proceso constructivo que se llevará a cabo. El vaciado interior del edificio original, manteniendo únicamente las fachadas, conduce a entender el volumen como un recipiente que albergará la nueva construcción. Los gruesos muros de fachada, cuya proporción entre macizo y hueco es similar, forman un recinto potente y abstracto dentro del cual se desarrolla el programa.